S8: ¿Mirando a la universidad?… ¿Ahora? ¡Sí!

Charla-meeting (online). 23 de mayo: ¿Para qué nos pueden servir las preguntas?

Ponente: Totón Agustina
Grado en Psicología por la UNED. Coordinadora de proyectos de comunicación. Programme
Advisor en la UIC, Barcelona.

RESUMEN

El que no tiene un plan, acaba siendo esclavo de lo inmediato. Muchas veces las preguntas son más poderosas que las respuestas. Es fundamental tener un plan, una meta y unos objetivos. No deben ser inamovibles, pero sirven de guía en los momentos de caos y de incertidumbre.

Lo normal es tener dudas y carecer de un plan definido; no pasa nada. Pero es bueno encontrar un equilibrio entre tenerlo previsto y vivir a golpe de acontecimientos. Estas son, entre otras, algunas de las ideas que la psicóloga Totón Agustina planteó a los asistentes en la penúltima sesión de The Grade del actual curso.

La ponente basó su presentación en 3 preguntas y fue desgranando cada una de ellas:

  • ¿Qué me gusta?
  • ¿Qué se me da bien?
  • ¿Qué piensan los demás que se me da bien?

También planteó una serie de ejercicios a los presentes, porque ahora es un buen momento para hacer un parón y preguntarse para qué nos sirven las preguntas. Y es que nuestro yo, el de ahora, no va a ser tan diferente al de dentro de unos años. Esa es una de las lecciones sacadas por Totón de sus estudios en Psicología, y de su amplia experiencia profesional como programme advisor, en la que ha tenido la oportunidad de entrevistar a gran de personas y familias en el momento de iniciar sus estudios universitarios.

La ponencia subrayó la importancia de algunas de las preguntas que uno debería hacerse a sí mismo, para poder tomar así las mejores decisiones. Hacernos una pregunta a tiempo puede ayudarnos decisivamente a ver cosas importantes en nuestra vida.

Se recomendó asimilar estos retos como lo haríamos ante un viaje apasionante: hay que saber de dónde partimos y con qué contamos. A veces, en el camino, nos encontramos con obstáculos y tenemos que perder el miedo a equivocarnos. Siempre hay alternativas si algo no sale a la primera; eso debería darnos mucha paz.

El objetivo, concluyó, es que cada participante se convierta en un experto sobre ellos mismos. La conferenciante quedó a disposición de los participantes, para ayudarles si necesitan alguna orientación en este terreno.